Páginas

lunes, 27 de julio de 2015

Miedos de última hora

Me da miedo el silencio, ¿Te lo he dicho alguna vez?

El silencio pesado después del primer te quiero, cargado de miradas incómodas y llenas de pena.

El silencio ahogante cuando muere una ilusión, solo roto por el rumor de unas lágrimas suicidas.

Ese silencio lleno de secretos y mentiras cuando preguntas si hoy estoy mejor y asiento sonriendo.

Me da miedo el silencio.

Ese silencio muerto amigo de mi respiración mendiga, que camina por las noches dando vueltas a mi cama.

Ese silencio cobarde que me impide escuchar tu corazón cuando te marchas y me quedo arrugada una vez más.

Ese silencio avergonzado que queda entre canción y canción, dejando que piense de nuevo.

El maldito silencio voyeur que queda tras el último gemido, lleno de frases con sabor a te necesito un poco más.

Me da pánico el silencio. Porque no existe.

Cuando nos quedamos solos, siempre viene mi pensamiento a hacerse notar.

No me da miedo el silencio.

Me dan miedo mis neuronas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Buscar este blog