Páginas

lunes, 27 de julio de 2015

Adicciones de mediatarde

Sabor a remordimientos en mi boca. 

Me tiemblan los párpados y estoy ardiendo por dentro, mi piel está demasiado fría. 

No me quites la botella. Sin ella me acuerdo de los dedos apuntandome, tus ojos llenos de confusión y la bilis llenando de ansiedad mi esófago.

No preguntes cuando se volvió el alcohol mi amante, solo sé que quema en mi garganta como las lágrimas en mi pecho, y que duele menos.Me hace olvidarlos, olvidarte, olvidarme. 

Si no me veo no sabré lo que está mal, donde caí. 

Entiéndelo. A mi tampoco me gusta. Pero no me apartes de ella.

La botella es lo único que está entre el dolor y mi cerebro. Déjame matarme unos minutos más, luego volveremos a vivir.

Pero dame unos minutos para recordar cuando en sus miradas solo había amor y no esperaban nada de mí.

Dame unos minutos de inconsciencia en los que ser una niña otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Buscar este blog